Renuncia Felipe Calderón, eres un inepto...

31 octubre, 2010

Proceso 1774

                                                           

Los narcos "inventados" por Calderón

Los "narcos" pobres
Marcela Turati (Proceso)


En su desesperación por allegarse cifras que demuestren que su guerra contra el narcotráfico tiene sentido, Felipe Calderón presume que su gobierno ha detenido a 82 mil presuntos narcos. Lo que no dice es que un alto número de ellos son campesinos o indígenas azotados por la miseria, semianalfabetos que fueron injustificada y arbitrariamente involucrados, por ejemplo, en el cultivo de enervantes.  
Reportaje Completo aquí

 Imagen con fines ilustrativos > > >

2006-2010: estadísticas del horror

Los muertos de Calderón
La guerra calderonista contra el narcotráfico ha causado decenas de miles de muertes (el gobierno federal reconoce más de 28 mil y algunos conteos independientes sitúan la cifra en poco más de 25 mil), más que las habidas durante la Independencia o la invasión de Estados Unidos a México, afirman a Proceso especialistas en estadística criminal; aseguran que no hay números absolutamente confiables al respecto y señalan además que lo que no se puede medir no se puede conocer o combatir efectivamente...
Por Rodrigo Vera (Proceso)
Las decenas de miles de muertos que ha dejado la guerra emprendida por Felipe Calderón contra el narcotráfico superan el número de bajas de algunos conflictos bélicos de la historia mexicana: la Independencia, con 23 mil fallecidos; la guerra contra Estados Unidos, con la misma cantidad; la de Reforma, cuyo saldo fue de 8 mil, o la guerra sucia de los setenta que dejó 436 muertos, de acuerdo con cifras generalmente aceptadas.
Lo grave, afirman los analistas, es que cada año duplica al anterior en número de muertos de la guerra contra el narcotráfico: en 2006 había dos bajas por cada 100 mil habitantes y ahora son 8.4. Agregan que de continuar la estrategia de Calderón, al término de su sexenio serán asesinadas 14 personas por cada 100 mil habitantes. Una cifra muy alta para los estándares internacionales.
El especialista en estadística criminal Arturo Arango Durán comenta a este semanario: "La actual guerra contra el narcotráfico ha resultado sumamente letal. Su costo en víctimas ya es altísimo. Pero lo peor de todo es que es una guerra perdida de antemano, pues fortalece a la delincuencia organizada mientras más la ataca. Al reducir la oferta de droga hace que los precios suban y los cárteles obtengan mayores ganancias.
"Así, queriéndolo o no, el Estado fortalece y se convierte en el gran regulador del mercado de la droga. Se metió en un círculo vicioso, sin salida. Además la guerra está atizando las disputas entre un cártel y otro por el control de las plazas.
"Todo esto tiene un efecto multiplicador de la violencia y, por consiguiente, de muertes. Esto es justamente lo que hace que el número de fallecidos se duplique de un año a otro. En términos absolutos, hablando estrictamente de pérdida de vidas humanas ya estamos por encima de las provocadas por casi todas las otras guerras civiles que ha padecido México desde su Independencia."
Analista en la misma materia, Juan Pablo Arango aclara: "Debemos tomar en cuenta que nuestras guerras civiles por lo general fueron ocasionadas por disputas ideológicas entre amplios sectores de la población; en cambio la actual es, sobre todo, el resultado de una acción emprendida por el gobierno federal para combatir a los cárteles de la droga".
A petición de Proceso ambos peritos hacen un minucioso análisis estadístico sobre el incremento de muertes que ha provocado el actual conflicto armado, así como su comparación con las guerras del pasado en México.

Conteos diferentes

Señalan que a falta de una estadística confiable del gobierno federal (que ha dado cuenta oficialmente de más de 28 mil bajas en esta guerra), varias organizaciones ciudadanas y medios hacen sus propios conteos; para elaborar el análisis los especialistas partieron de los datos del diario Reforma: 25 mil 549 muertos de 2006 a este mes, aunque advierten que la cifra podría estar por debajo de la real.
En 2006 -cuando Calderón asumió la Presidencia-, las muertes por narcotráfico fueron 2 mil 119, cantidad que representa dos muertos por cada 100 mil habitantes. En 2007, el número subió poco: pasó a 2 mil 275, y la proporción fue de 2.1 muertos por cada 100 mil habitantes.
Pero en 2008 fueron 5 mil 207. El número aumentó más del doble respecto del año anterior. Con esto ya eran 4.8 muertos por cada 100 mil habitantes. Un año después hubo otro incremento significativo: 6 mil 587 muertos y la tasa se elevó a 6 por cada 100 mil habitantes.
Este año, a mediados de octubre ya se habían contado 9 mil 361 muertos: 8.4 por cada 100 mil habitantes.
Además, el pasado martes 26, la Secretaría de la Defensa informó que de diciembre de 2006 a agosto de 2010 la guerra contra los cárteles ha dejado 191 militares muertos.
Arturo Arango resume: "El incremento fuerte empezó a darse a partir de 2007, por lo que realmente es el año base. De entonces a la fecha el número se cuadruplicó. Por cada 100 muertos que teníamos en 2007 ahora tenemos 400. ¡Es una matazón espantosa!".
-¿Cuáles son sus proyecciones para el último año del sexenio?
-Si las cosas siguen igual, las tendencias estadísticas nos dicen que el próximo año la cifra será de 11 muertos por cada 100 mil habitantes y para 2012 pasará a 14. El sexenio concluirá con 14 muertos por cada 100 mil habitantes. Un incremento grandisimo.
Juan Pablo Arango recalca: "Esto sólo ocurrirá si el gobierno sigue con su misma estrategia de combate, si el Ejército y las corporaciones policíacas continúan bajo la misma tónica. La tasa de muertes bajaría si se aplica, por ejemplo, una estrategia de contención o una negociación con la delincuencia organizada".
Arturo Arango y su hijo Juan Pablo son especialistas en políticas de seguridad pública. Desde hace una década han trabajado en equipo y son coautores de varios libros sobre la materia, como Estadística policial, Cartografía delictiva e inteligencia policial.
Ahora colaboran con un grupo de trabajo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) que recopila información y realiza evaluaciones estadísticas. Han trabajado también con el Gobierno del Distrito Federal en el mismo rubro y a últimas fechas se han especializado en evaluar estadísticas sobre homicidios.
Arturo Arango fue investigador del Instituto ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad, que dirige el exombudsman capitalino Luis de la Barreda. Señala: "Para tener la justa dimensión del costo humano que implica una guerra no basta contabilizar sólo a sus muertos, sino también a las llamadas víctimas secundarias, como los huérfanos, las viudas, los lesionados...".
-¿Se puede tener una cifra aproximada del número de víctimas secundarias de esta guerra contra el narcotráfico?
-¡Claro que sí! El cálculo estadístico es de 1.4huérfanos tendremos unos 32 mil huérfanos en el país. Y en el mejor de los escenarios habrá unos tres lesionados por muerto, aquí ya estamos hablando de unos 75 mil lesionados que requieren atención médica.
-¿Y viudas?
-Pueden ser 18 mil o 20 mil... muchas de ellas son mujeres que ya no tienen ingresos y se integran al mercado laboral.
"La guerra está generando muchas presiones en el sistema de salud, de educación, laboral... su efecto multiplicador es impresionante porque provoca un conflicto adicional que el Estado es incapaz de atender."
-¿Una guerra igual de cruenta y mortal que nuestras anteriores guerras?
-Sí, pero sólo hablando en términos absolutos en cuanto a números de muertes, a pérdida de vidas.
En ese sentido, los peritos en estadística señalan que las muertes de la lucha contra el narcotráfico son más que las 23 mil que dejó la guerra de Independencia, que duró 11 años.
También están por encima de las 2 mil 200 de la guerra de Texas, de 1835 a 1836; de las 23 mil de la invasión de Estados Unidos, que duró dos años; de las 8 mil en cuatro años de la guerra de Reforma y de las 436 de la "guerra sucia". Ni se diga del conflicto armado en Chiapas, de 1994, que arrojó poco más de 100 muertos.
Pero están por debajo de las 63 mil que hubo en la intervención francesa en seis años o de las 90 mil de la guerra Cristera, de 1926 a 1929.

En números relativos

Sin embargo, los analistas advierten que al hacer una comparación estadística en términos relativos, la de Calderón es menos letal que la mayoría de las anteriores guerras.
"Para no ser tendenciosos debemos ajustar el número de muertes a dos variables importantes: a la población que tenía México en cada una de esas guerras civiles y al periodo de tiempo en que ocurrió cada una", explican.
Con base en esto señalan que la guerra de Independencia tuvo 370 muertos por cada 100 mil habitantes, ya que en aquella època la población nacional apenas rebasaba los 6 millones.
La guerra de Texas provocó 28 muertos por cada 100 mil habitantes. El conflicto contra Estados Unidos arrojó 328, la guerra de Reforma 97, la intervención francesa 768, la guerra Cristera 543, mientras que la guerra sucia y el conflicto chiapaneco no alcanzan un fallecimiento por cada 100 mil habitantes.
Aclaran que actualmente hay zonas y entidades federativas -como Chihuahua- cuyo número de muertes en términos relativos es muy similar al de algunos de estos conflictos armados.
Indican que las matanzas más conocidas del pasado, como la del 2 de octubre de 1968 -cuyo cálculo de decesos oscila entre 150 y 350- o la del Jueves de Corpus, en 1971 -se calculan 60- son "eventos aislados", por lo que fueron desechadas de sus cálculos corporativos.
-Pero la guerra contra el narco también está dejando matanzas, como la de los 72 migrantes en Tamaulipas.
Sí. Pero a estas alturas esas 72 muertes ya no marcan ninguna diferencia en términos estadísticos. Es un porcentaje mínimo. Y no es por menospreciar ese acontecimiento- dice Arturo Arango.
Asegura que las matanzas del narcotráfico no pueden calificarse de genocidio, pues esta figura implica el exterminio del enemigo ideológico o étnico. Sin embargo, algunas organizaciones de derechos humanos, entre ellas el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, aseguran que ya se da un genocidio contra los jóvenes y niños de Ciudad Juárez, por lo que piden la intervención de la ONU y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Agrega que el gobierno no ha podido contabilizar el saldo de muertos que va dejando la guerra contra el narco: "Hasta el momento el gobierno no tiene un mecanismo que le permita contar bien. Por ejemplo, el SNSP informa que en 2006 a la fecha se han cometido 63 mil homicidios dolosos. Pero no dice cuántos corresponden a la lucha contra el crimen organizado. Sus cifras y las del Inegi tienen diferencias hasta de 30%. Es un desbarajuste total.
"El registro de muertes tiene que empezar a levantarse desde que se llega a la escena del crimen. Inmediatamente debe resguardarse el área y levantar lo que nosotros llamamos el IPH (Informe Policial Homologable). Las cosas deben hacerse con método. Pero estos protocolos internacionales no se cumplen en México.
"Se ha llegado a casos extremos, como sucedió en Tabasco durante el gobierno de Roberto Madrazo. En ese tiempo el gobierno estatal registraba cero secuestros, pero en sus cárceles tenían el número más alto de secuestradores del país. ¿De dónde sacaban secuestradores si no tenían secuestros? Este tipo de situaciones siguen dándose.
Por eso ante la falta de datos confiables, organizaciones de la sociedad civil y algunos medios, como los diarios Milenio y Reforma, llevan sus propios conteos, 'ejecutómetros' mediante los que registran diariamente el número de ejecutados."
-¿Para qué sirve llevar un registro de muertos?
-Un problema que no se puede medir no se puede interpretar, mucho menos combatir. Es como si un médico supone que tienes fiebre sólo con verte la cara. No. Necesita un termómetro para determinar la temperatura corporal y después del diagnóstico te da la medicina. La contabilidad de las víctimas sirve para hacer un diagnóstico y tomar las medidas correctas. Los datos falsos hacen tomar medidas inadecuadas -responde Arturo Arango.
-¿Eso le está ocurriendo al gobierno en su lucha contra el narcotráfico?
-Sí. Es como si estuviera piloteando un aeroplano que vuela entre una tempestad sin instrumentos para controlarlo y sin saber hacia dónde se dirige. Completamente perdido.

30 octubre, 2010

El poder del JEFE y su retorno!

No quise tocar el tema recién sucedieron los hechos, pero la actitud cobarde de David Fernández de Cevallos Gutiérrez, hijo de Diego Fernández de Cevallos me obligó a ver con detenimiento el escenario, Proceso publicó un excelente reportaje sobre el rumor cada vez más fuerte sobre el regreso del Jefe Diego Fernández de Cevallos, cuya fecha tentativa de aparición es para el 21 de Noviembre, esto aunado al escandalo del Junior me aclaró el panorama.
 Aunque no fui el primero, yo escribí acerca de mi teoría del autosecuestro, basta leer el reporte de Verónica Espinosa en Proceso para sustentar cada vez más mi hipótesis, pues de millones de dólares a nada por la liberación del JEFE parece un cuento de hadas, aún cuando hubieran hecho algún pago, pues con que poco se conformaron los secuestradores.
Pero la seguridad que tienen tanto familiares, como amigos y compañeros de la política de que el Jefe va a ser "liberado" -si alguna vez fue realmente secuestrado- ha quedado de manifiesto en las cobardes acciones que su hijo ha realizado en contra de ex-esposa y su hijos.
El despliegue policíaco y militar del que ahora tenemos video, para ejecutar una supuesta orden judicial, solo tiene un claro mensaje: "Ahí viene el Jefe". Sí, la desfachatez con que se conducen ahora los hijos de Fernández de Cevallos solo tiene una fuente y es el poder del Jefe, poder que a todas luces viene a ejercer, porque como dijo Rodríguez Prats a proceso: Diego tiene pasión por el poder... no por la política.
Por lo pronto la justicia mexicana una vez más apunta a sus verdaderos amos, y si un par de cobardes como lo son los hijos del Fernández de Cevallos son capaces de esto y más, no veo un futuro promisorio para México si el Jefe regresa.
 

Ruta de la Droga

Sedena prevé colocar 13 retenes en 8 estados, esté es el gráfico de su diágnostico.

29 octubre, 2010

28 octubre, 2010

¡El burro hablando de orejas!

¡Peor imposible: Ya basta!
 
Felipe Calderón Hinojosa no sólo ha resultado el más inepto de todos los presidentes, sino también, el más pendejo y cobarde, ahora ha decidido culpar de su falta de cerebro a todo mundo desde su antecesor Vicente Fox -al que creíamos más pendejo- hasta los mismísimos Estados Unidos a quién acusa de causarnos mal por ser nuestro vecino! Ja, ¿Acaso estará pensando en mudarnos geográficamente?
Pero lo que más risa me ha dado hoy, es esa declaración en la que acusa los gringos de jodernos con el su alto consumo de droga, la venta indiscriminada de armas a los carteles mexicanos y la "locura" de los narcos:
"La cuestión es que esa gente ha perdido la razón. Están locos y están utilizando medios muy violentos para conseguir sus objetivos y, por supuesto, el Estado, el gobierno, debe actuar con toda su fuerza contra ellos y eso es precisamente lo que estamos haciendo", reafirmó.
¿Estamos kemo sabe? Ya quisiéramos verlo una sola vez en medio del tiroteo y empuñando un arma, si se le arrugó con los cañonazos del 13 de Septiembre en la rotonda de los niños Héroes.
Lo grave de todo esto, es que mientras este mendigo torripacha se la pasa dando entrevistas estúpidas y justificando errores, el país se desangra cada vez más y nadie puede llevar una cifra exacta de los asesinatos  que diariamente hay en toda la república.
Sólo Proceso hizo un recuento de 24 muertes por el narco el pasado miércoles, reportó también que un comando en Ciudad Juárez mató a cinco mujeres y dejo 14 más heridas, todas empleadas de una máquiladora; además hay que sumarle los siete jóvenes masacrados en Tepito.
El Universal reporta en sólo seis días tres masacres y 42 jóvenes muertos, ¿Es esto parte de la estrategia de FECAL? Abatir el consumo interno, digo es mucha coincidencia que la mayoría sean adictos en rehabilitación.
Mientras el congreso se hace pendejo con asuntos del IFE, donde al final gana cualquiera "Haiga sido, como haiga sido", los funcionarios al mando de FECAL condenan "estos actos de barbarie" e inculpan a los muertos en actividades que justifican sus muertes, lamentable pero cierto.
Ya para terminar solo quiero parafrasear a Ricardo Rocha, que tituló a su columna "Peor Imposible: Ya basta", quién decentemente no llama a Calderón por su verdadero nombre "Inútil":
"Parece un rompecabezas desafiante e imposible. Pero no lo es tanto. Sólo que requiere de inteligencia y determinación para juntar las piezas. A ver quién le atora."

27 octubre, 2010

Ley Simi: el rostro de la corrupción

Javier Flores/La Jornada

La Cámara de Diputados acaba de cometer un error muy grave. Aprobó ayer por mayoría, una ley que ejemplifica con claridad el grado de corrupción en el que se encuentra inmerso nuestro país. Se trata de una modificación a la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social, mediante la cual, en lugar de buscar solución de fondo al desabasto de medicamentos que desde hace varios años enfrenta esta institución, repartirá vales entre los derechohabientes que podrán canjearse por medicinas en las farmacias. ..  Artículo completo aquí!

¡La derrota de un sueño!

Querían ser policías, maestros, deportistas,profesionistas. Hoy son amas de casa, narcos. O huyen de la violencia
Miércoles 27 de octubre de 2010
Alejandro Suversa/ Enviado | El Universal

Triángulo Dorado de la Droga
SIERRA DE SINALOA. En 1998, subí a lo más alto de la sierra de Sinaloa donde la mayoría de la población se dedica a sembrar marihuana y amapola. Las niñas y niños de una escuela primaria respondieron dos preguntas: ¿Qué quieres ser de grande? y ¿qué hace falta en tu comunidad? Los 75 estudiantes de segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto año pusieron su respuestas en una hoja. 
Algunas niñas dijeron que querían ser doctoras y enfermeras para curar a la gente y para aliviar a sus familias. Maestras para enseñar a los niños a leer y escribir. Licenciadas para escribir frente a una computadora o para ayudar a sus padres porque decían que ellos no tenían dinero para comprarles ropa, zapatos y todo lo necesario.
 Los niños escribieron que querían ser licenciados para ver las cosas más importantes y para ser ricos. Karatecas para saltar y romper ladrillos. Boxeadores para ser como el sinaloense Julio César Chávez. Judiciales, soldados, policías federales para aprender a tirar con armas de fuego y atrapar delincuentes...  Reportaje completo aquí!

26 octubre, 2010

La droga de “El Mayo”



En Tijuana secuestran a familia de Ismael Zambada, en Toluca a mujer de los Arellano.

La droga de “El Mayo”

Primero, Alfredo Arteaga “El Aquiles” y José Soto “El Tigre” se pelearon por la cantidad de droga que Ismael Zambada les entregaba en consignación a cada uno, después por el territorio que estaban abarcando criminalmente en la zona costa bajacaliforniana, más tarde por los favores recibidos de parte del CAF y por la confianza que “El Mayo” le tenía a cada uno de ellos. Sus pleitos internos culminaron con el mayor decomiso de marihuana en México y el secuestro de mujeres con relaciones en el cártel de Sinaloa y el de los Arellano Félix, hechos todos que mantienen latente un posible enfrentamiento sangriento.

Investigaciones ZETA (Zeta Tijuana)
Una pugna por los favores criminales de Ismael “El Mayo” Zambada, detonó la ola de ejecuciones en las últimas dos semanas en Tijuana y el mega decomiso de 134 toneladas de marihuana por parte de la Policía Municipal primero y el Consejo Estatal de Seguridad Pública después.            Reportaje completo aquí!

25 octubre, 2010

Proceso 1773

Que ya regresa el Jefe

Verónica Espinosa (Proceso)

Purísima de la Barranca, Gto.- La hacienda de La Barranca, propiedad de Diego Fernández de Cevallos, volvió a llenarse de empleados… Es gente que se afana arreglando jardines y terminando los trabajos que quedaron interrumpidos en el interior de la finca tras la desaparición del excandidato presidencial, hace ya 23 semanas.
El ánimo es otro.
Circula entre ellos, al igual que en otras propiedades del abogado, el aviso de que “el patrón va a regresar en noviembre”, y esta misma versión ha llegado hasta Alonso Landeros, presidente municipal de Pedro Escobedo, Querétaro.
El jueves 14, el periódico El Universal destacó en su primera plana que, según fuentes cercanas a la familia del Jefe Diego, el rescate exigido por sus presuntos secuestradores ya fue entregado, y que éstos establecieron un plazo de 40 días para liberarlo.
Agregaron que se habrían pagado más de 20 millones de dólares por su liberación, cantidad reunida entre la familia y amigos de Fernández de Cevallos.
Sin embargo, otras fuentes consideran que no se pagó nada, y otras más, que la cobertura del rescate fue de 50 millones de dólares, la cifra que inicialmente exigieron los presuntos plagiarios en los mensajes que se hicieron llegar directamente a Diego Fernández de Cevallos Gutiérrez, hijo del excandidato presidencial, a quien se responsabilizó de la negociación y quien ha guardado silencio sobre este proceso, incluso ante las hermanas y hermanos de su padre.
Entre las filtraciones y los escasos comentarios que algunos amigos y familiares de Fernández de Cevallos deslizan a los reporteros –aún sin atreverse a ser identificados–, el miércoles 20 el alcalde de Pedro Escobedo, Querétaro, el panista Alonso Landeros Tejeira, rompió el silencio.
–¿Qué información tiene sobre el secuestro de Diego? Hay versiones de que pronto será liberado –lo abordaron periodistas.
–Sé lo que dicen en los medios y los trabajadores de su rancho: por un lado, que en los primeros días de noviembre estaremos viendo al licenciado Diego de nuevo. Eso me dicen los trabajadores; a mí me da mucho gusto por esa noticia; no sé si sea verdad… En fin, es lo que escuchamos y es lo que me comentan.
“Comentan también que no hubo necesidad de vender absolutamente ningún rancho. También esa es una ventaja. También lo dicen los trabajadores, que son los que siguen ahí laborando. Creo que hay cierta verdad en eso.”
–¿Quiere decir que no pidieron recursos en exceso, digamos comparativamente con lo que tiene la familia de Diego?
–No sabría decirte. La verdad es que desconozco qué tantos recursos tienen. En fin, no sabría decirte si los pagaron o no. Es solamente lo que he escuchado de los trabajadores.
Luego, el alcalde Landeros insistió en que, según empleados de los ranchos que Fernández de Cevallos y sus hijos poseen en ese municipio –de los cuales por lo menos se conocen cinco, incluyendo La Cabaña, de donde fue raptado–, “no se pagó nada” por el rescate y que “finalmente el licenciado Diego estará de nuevo con su familia en su casa”.
Lo cierto es que en los más de cinco meses que se han cumplido desde la desaparición del exsenador no se han efectuado movimientos de compraventa, hipoteca o algún tipo de fianza o garantía sobre los ranchos y haciendas que aparecen a nombre de Diego Fernández de Cevallos y de sus hijos.
En una consulta realizada el martes 19 en el Registro Público de la Propiedad de Querétaro, Proceso corroboró que prácticamente no hay anotaciones nuevas desde la adquisición de las propiedades por parte del exsenador, varias de las cuales de inmediato puso a nombre de sus hijos, como ocurrió con La Cabaña (antes conocida como La Bolsa), que aparece a nombre de su hija Claudia.
Como sea, en los ranchos del Jefe Diego las labores han vuelto a la normalidad, después de varias semanas de incertidumbre y abandono. En El Estanco, el rancho principal de la zona, se oferta alfalfa en todas sus modalidades, mientras que en la puerta lateral fue colocado un letrero: “Se solicita personal con solicitud elaborada”.
El optimismo
Claudia Fernández de Cevallos Gutiérrez, hija de Diego, no ha dejado de atender la administración de esta hacienda, conocida sólo como La Barranca, donde las llamas, los venados y los pavorreales que llevó al lugar su padre suelen pasear por los amplios jardines.
De acuerdo con trabajadores consultados por Proceso, a Claudia “le ha cambiado el ánimo. Ya se le ve mucho más tranquila. Desde que se llevaron al patrón siempre estaba bien triste”.
Los encargados de las labores en la hacienda también han comunicado a algunos de los empleados que pronto serán terminadas las viviendas que Fernández de Cevallos dispuso edificar para ellos, en el acuerdo por el cual aceptaron mudarse de las casitas que ocupaban justo frente a la casona de la hacienda, puesto que el patrón quería “más privacidad”.
“Nos dicen que lo vamos a tener ya para finales de noviembre o principios de diciembre; ojalá que esté para la fiesta de la Purísima ya con nosotros”, expresa doña Socorro, la encargada del templo donde ahora hasta los niños forman cadenas de oración “por la vida de don Diego, para que vuelva sano y salvo”.
La fiesta de la Virgen de la Purísima, la patrona de la comunidad, es el 8 de diciembre.
Fue precisamente un 8 de diciembre, pero de 2007, cuando Diego Fernández de Cevallos apareció por primera vez en la misa en honor de la virgen, y se presentó ante los pobladores como el nuevo dueño de la hacienda.
El año pasado, en esa fecha, Diego organizó una comida para los habitantes –muchos de ellos sus empleados– y, según cuenta doña Socorro, a los niños de la doctrina les contrató un maestro en actividades artísticas que pronto organizó una función en honor de Diego.
En la capital de Querétaro, el periódico local Plaza de Armas –el primero en difundir por internet la desaparición de Fernández de Cevallos la mañana del 15 de mayo– publica cada día en su portada una cuenta regresiva sustentada en la versión de los 40 días divulgada por El Universal.
Este plazo se cumpliría el próximo 21 de noviembre.
El viernes 15, Rodrigo Fernández de Cevallos Medina dio muestras de optimismo ante periodistas de Querétaro, a quienes declaró que la negociación para liberar a su padre “va bien”.
“Ahorita, en consenso con la familia, tratamos de no dar ningún tipo de información para que no se confundan los medios. Lo único que te puedo decir es que todo va bien”, manifestó Rodrigo al Diario de Querétaro.
Aseguró que si su padre fuera liberado por quienes lo raptaron del rancho La Cabaña la noche del 14 de mayo, “lo primero que haríamos sería informar a los medios”, y adelantó que El Jefe Diego “valorará mucho, como nosotros”, el silencio que la mayoría de los medios de comunicación han mantenido sobre el secuestro y la negociación.
Un silencio que igualmente han guardado las autoridades responsables de investigar la desaparición del panista a partir de la petición que públicamente expresaron sus hijos, como otra de las condiciones de los presuntos autores del secuestro.
Mientras tanto, amigos cercanos de Fernández de Cevallos aún se muestran desconfiados y poco optimistas ante las versiones de su regreso.
Un político allegado a Diego lo expresa así: “Dicen que todo va bien, pero si lo que tienen son las pruebas que se conocen y no hay más, sus hijos son muy optimistas…”.

La guerra entre el Chapo y el Viceroy

“El Chapo” vs. “El Viceroy”: municipio por municipio

Patricia Dávila (Proceso)

Patricia González Rodríguez, exprocuradora de Justicia de Chihuahua, en entrevista con Proceso disecciona las estructuras que los cárteles de Juárez y de Sinaloa formaron para disputarse el control de los principales puntos del estado, especialmente Ciudad Juárez. Durante los últimos tres años la violencia desatada por esas agrupaciones criminales alcanzó el máximo nivel y puso a esa ciudad como la más violenta del mundo, con 7 mil ejecuciones en poco más de dos años.
Ambos cárteles tienen fuerte presencia en el estado; en todos y cada uno de los municipios, uno u otro tiene el control. El de Sinaloa, explica la funcionaria, es el de mayor presencia.
Dirigido por Vicente Carrillo Fuentes El Viceroy, hasta 2007 tenía el control total de la entidad. A partir de ese año el cártel de Sinaloa, dirigido por Joaquín Guzmán Loera El Chapo, entra por Guadalupe y Calvo y Guachochi, en el sur, hasta apoderarse de Ascensión, Parral, Jiménez, Camargo y Delicias.
En el centro, Guzmán Loera se queda con el control de Benito Juárez y de Villa Ahumada, que es paso estratégico para el trasiego de drogas hacia cualquier punto fronterizo de Chihuahua, pues tiene más de 300 brechas que facilitan el traslado clandestino. Tras la detención de Pedro Sánchez, tercero al mando del cártel de Juárez, la zona quedó bajo control del cártel rival por conducto de José Antonio Torres Marrufo.
En el norte, luego de la detención de José Rodolfo Escajeda El Rikín, la mafia del Pacífico se posesiona de Guadalupe Distrito Bravo, Práxedis G. Guerrero y Ascensión, municipios fronterizos con Estados Unidos.
Mientras tanto la gente de El Viceroy se repliega hacia el occidente: Cuauhtémoc, Madera, San Buenaventura, Galeana, Nuevo Casa Grandes y Casas Grandes.
El cártel de Sinaloa pudo penetrar Ciudad Juárez pero no ha desplazado al grupo local, por lo que se mantiene esa disputa a muerte por la plaza. En la ciudad de Chihuahua hay presencia de ambas mafias, aunque ahí la violencia se contuvo.
El caso Juárez
De acuerdo con un diagnóstico elaborado por la Procuraduría que González Rodríguez encabezó hasta el pasado 4 de octubre, el cártel de Juárez, a través de su brazo armado La Línea, tiene actividades de narcomenudeo, tráfico de armas, lavado de dinero, robo de vehículos, secuestro, extorsión y ejecuciones.
Su estructura es la siguiente: bajo el mando de Vicente Carrillo Fuentes está José Luis Ledesma o Pablo Ríos Rodríguez, El JL, operador en el estado, quien maneja a Luis Guillermo Carrillo Rubio El Pariente, controlador de los sicarios de La Línea en las plazas de la entidad.
Los operadores en las principales ciudades y centros de distribución de drogas son: Juan Pablo Guijarro Fragoso El Mónico, en la capital; en Puerto Palomas, Ascensión, Nuevo Casas Grandes, Janos y Puerto San Luis está a cargo Carlos Vázquez Barragán El 20, detenido por la Policía Federal el pasado 25 de julio.
En Zaragoza, manda Aldo Nájera, mientras que en Gómez Farías, Nicolás Bravo y Madera opera Óscar García Celis El Gallo; en Ojinaga está El Chachitas, pero se sabe que la gente de El 20 también emplea esa plaza para enviar mariguana a Estados Unidos. En Guerrero César Olivas, El 6 o El Sexto, trabaja con un individuo apodado El Papalote o El Cantinflas.
En las comunidades de Namiquipa, El Terrero, Casas Coloradas, Cologachi, Soto Máynez y El Oso está a cargo Rafael Márquez. El Valle de Juárez lo controla Alfredo Mota Sandoval La Muerta, quien quedó al mando tras la detención de El Rikín Escajeda; en esta zona, bajo las órdenes de La Muerta, está Ricardo Cristóbal Flores El Zorro. Guachochi estaba a cargo de Nibardo Villalobos El Patas Cortas, actualmente preso.
Creel, Cuauhtémoc y Batopilas son operados por Hernán o Germán García Loya El Gaviota, quien tiene como lugarteniente a Misael Loya Caraveo. Delicias, Jiménez, Camargo, Parral y Balleza las trabajaba Evaristo Rentaría, quien ahora vive en Estados Unidos en calidad de testigo protegido de la DEA y el FBI.
Ciudad Juárez está a cargo de Juan Díaz, El Leopardo, El Rojo o El Canelo, quien cuenta con Antonio Acosta El Diego, El 10 o El Blablazo como jefe de sicarios y con El Makarfi como jefe de la distribución de drogas en los seis distritos de policía de la ciudad; a él lo ayudan El Mandis, El Casco o El Gordo.
Los operadores de las células de sicarios en los distritos de la policía de Ciudad Juárez (grupos de 10 matones que se caracterizan por “sanguinarios”. Sus edades van de 20 a 30 años y casi todos vienen de Sinaloa, algunos son expolicías o exmilitares. En Juárez al principal grupo de sicarios, Los Aztecas, los manda El 51 que está bajo las órdenes de El JL) operan bajo el control de El Diego, quien dirige personalmente la célula de Los Linces.
El Diego también comanda las seis células de las estaciones de policía de Ciudad Juárez. El jefe de cada célula tiene de cinco a ocho sicarios: Aldama es dirigida por El Santi, Babícora por El Oso, Cuauhtémoc por El Junior, Delicias por Iván Contreras Keico y Chihuahua por El Checo.
El 90% de los integrantes del cártel de Juárez se dedica al narcomenudeo, y el resto, al tráfico de estupefacientes a Estados Unidos; la organización, además, cobra por “derecho de piso” 25% de las ganancias de la droga que otras organizaciones pasan al otro lado de la frontera.
Sinaloa
A su vez los grupos y células del cártel de Sinaloa, que avanza tomando el control del estado, funcionan de manera similar. El líder en el estado es Noel Salgueiro Nevárez El Flaco Salgueiro.
Tienen grupos de sicarios, la Gente Nueva, en su mayoría originarios de Sinaloa, Michoacán y Guerrero encargados de eliminar a los integrantes del cártel local.
El principal operador en Chihuahua, El Señor Delgado, es subordinado directo de Salgueiro, quien antes contaba con Elizabeth Rodríguez Griego, La Doña, asesinada el pasado agosto y quien tenía a su mando dos células de sicarios integradas por exmilitares y vendedores de cocaína.
Los municipios de Ascensión, Puerto Palomas y Janos están a cargo de Mario Amaya El 11, en sustitución de Fernando Arámbula, preso en Estados Unidos. Desde El Porvenir hasta Ojinaga el control lo tiene El Gavilán. Nuevo Casas Grandes y Madera están a cargo de Daniel Leo Pérez El 16; en la ciudad de Parral trabaja El R-3, quien controla varias células de pistoleros que se desplazan a Cuauhtémoc, Delicias, Camargo y Ojinaga.
En Ciudad Juárez el operador principal es José Antonio Torres Marrufo, El Jaguar o El Último Terremoto; también trabaja ahí Mario Núñez Meza El Mayito o El M-10. El Valle de Juárez es controlado por Gabino Salas Valenciano El Ingeniero, quien radica en Durango y tiene bajo su mando dos células de sicarios, así como el control del trasiego de drogas a Estados Unidos. Torres Marrufo controla las pandillas de Los Mexicles y Los Artistas Asesinos (AA).
Según el diagnóstico elaborado por la Procuraduría, Torres Marrufo y Gabino Salas son los responsables del incremento de la violencia homicida y la inseguridad en Ciudad Juárez debido a la constante confrontación que mantienen con La Línea.
El cártel de Sinaloa se dedica en 90% al tráfico de drogas al extranjero y en 10% al narcomenudeo en Ciudad Juárez, principalmente la venta de estupefacientes en los ceresos estatal y municipal. Además obtiene recursos de los secuestros, robos, extorsiones, asaltos a comercios y bancos, ejecuciones, contrabando, piratería, tráfico de personas y de armas y falsificación.
La exprocuradora González también proporciona a Proceso la radiografía de la presencia y actividad delictiva de estos dos grupos en Ciudad Juárez:
El JL, quien dirige a Los Aztecas, tiene mayor presencia en las colonias Rancho Anapra, Ladrillera, Popular, Altavista, Barrio Alto, Centro, Azteca, División del Norte, Partido Romero y Barreal.
A través de Los Mexicles Guzmán Loera controla las colonias Nuevo México, Chavena, Juárez, Obrera y Pradera.
La función de Los Aztecas y de Los Mexicles es evitar la incursión de grupos antagónicos, vigilar los puntos de paso de droga a Estados Unidos, reclutar adeptos y controlar el narcomenudeo en los más de 6 mil picaderos distribuidos en la ciudad.

24 octubre, 2010

¡Vive rápido y muere joven!

Los nuevos sicarios: vive rápido y muere joven...

Lejos quedó el pandillerismo de poca monta que se enfrentaba a pedradas; hoy, los jóvenes pobres y sin expectativas son integrados al crimen organizado para, además de vender droga, asesinar, secuestrar y extorsionar. (Milenio Semanal)





Sus facciones aún son de niños, pero ya forman parte de la estructura del crimen organizado en la zona metropolitana de Monterrey. Se trata de los nuevos sicarios, aquellos que pasan a engrosar las filas de la delincuencia organizada a pesar de ser menores de edad.                                   Seguir Leyendo...

¡Los verdaderos mandamás de México!


Medio país bajo el poder del narco
Ricardo Ravelo (PROCESO)


Desde 2001, el gobierno de Vicente Fox, que recién iniciaba  su gestión, fue advertido de que el narcotráfico estaba posicionándose  en los municipios, pero sus colaboradores no hicieron nada. Esa  tendencia creció y ahora las bandas del crimen organizado controlan poco  más de la mitad de territorio nacional, según revela un estudio  reciente divulgado por la Comisión de Desarrollo Municipal de la Cámara  de Senadores.      Seguir Leyendo...



23 octubre, 2010

Y ahora que va a decir FECAL, ¿Otra pandilla?

Ejecuta grupo armado a 13 jóvenes en Ciudad Juárez
Notimex
CIUDAD JUÁREZ, 23 de Octubre.- Un grupo armado ingresó a una fiesta que se realizaba en un domicilio particular y mató al menos a 13 jóvenes y dejó a otros 15 heridos en condiciones críticas, reportó la Policía Municipal de esta frontera.
Los hechos ocurrieron esta madrugada en el interior del domicilio ubicado sobre la calle Félix Candela, marcado con el número 2079, del fraccionamiento Horizontes del Sur.
Entre las víctimas mortales se contabilizaron al menos cinco menores de edad y tres mujeres.
Los 15 heridos fueron llevados a diferentes hospitales de la localidad, bajo un fuerte dispositivo de seguridad, de ellos, al menos siete llegaron en código rojo, es decir, en condiciones graves.
Testigos narraron a la autoridad investigadora que en el domicilio se realizaba una fiesta particular, poco después de la 1:00 horas individuos armados arribaron en varias camionetas y cerraron prácticamente todo el fraccionamiento Horizontes del Sur.
Con ello, impidieron el paso de cualquier vehículo e incluso implementaron retenes para revisar a quienes entraban y salían del fraccionamiento, inmediatamente después que ubicaron el domicilio siete sujetos con armas largas entraron y dispararon a mansalva, dejando el saldo ya mencionado.
Peritos de la Fiscalía Zona Norte contabilizaron más de 200 casquillos de diferentes calibres.
Los cadáveres fueron trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo) y se espera que durante el trascurso de este sábado los familiares empiecen a reclamar los cuerpos.
Al lugar acudieron efectivos militares y policías federales a resguardar la escena del crimen, pero poco pudieron hacer para capturar al grupo agresor, compuesto, según testigos, por más de siete camionetas donde viajaban al menos 15 gatilleros.

22 octubre, 2010

¡Extraterrestres abandonan Tampico!

Este post solo tiene una intención y es de relax.

Desde hace un par de semanas el rumor entre los habitantes del puerto tampiqueño es que los extraterrestres los han abandonado, pues el clima de inseguridad y violencia los alcanzó y no pudieron mantener el pago al crimen organizado, que empezó a cobrarles piso y otros impuestos para su seguridad, por lo que una noche elevaron sus anclas y se fueron en sus ovnis de la zona.

Para los que desconocen la leyenda les dejo este artículo acerca de los extraterrestres de Tampico. Pues la pregunta que todos se hacen en la zona conurbana de Tampico-Madero-Altamira, es: Y ahora ¿Quién podrá ayudarnos?

19 octubre, 2010

La guerra contra el terror ¿De qué se trata?

La guerra contra el terror
¿De qué se trata?

Escrito por Paul Craig Roberts
(Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens)


¿Hay quien se acuerde del “paseo” que duraría seis semanas, costaría entre 50.000 y 60.000 millones de dólares, y sería pagado con los ingresos del petróleo iraquí?

¿Hay quién se acuerde de que el economista de la Casa Blanca Lawrence Lindsey fue despedido por Bush porque Lindsey calculó que la guerra de Iraq podría costar hasta 200.000 millones de dólares?

Lindsey fue despedido por sobreestimar el coste de una guerra que, según Joseph Stiglitz y Linda Bilmes, ha costado 15 veces más de lo que calculó Lindsey. Y EE.UU. todavía tiene 50.000 soldados en Iraq.

¿Hay quién se acuerde de que justo antes de la invasión estadounidense de Iraq, el gobierno de EE.UU. cantó victoria sobre los talibanes en Afganistán?

¿Hay quién se acuerde de que la razón que Bush dio para invadir Iraq fueron las armas de destrucción masiva de Sadam Hussein, que el gobierno de EE.UU. sabía que no existían?

¿Saben los estadounidenses que los mismos neoconservadores que cometieron esos fantásticos errores, o contaron esas fabulosas mentiras, siguen controlando el gobierno en Washington?

La “guerra contra el terror” está en su décimo año. ¿Cuál es su verdadero sentido?

La respuesta verdadera es que la “guerra contra el terror”....    Seguir leyendo

Proceso 1772

17 octubre, 2010

El Viceroy, dueño de Juárez
Ricardo Ravelo (Proceso)

Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy, se convirtió en jefe del cártel de Juárez casi por accidente. A la muerte de su hermano Amado, quedó a cargo de la organización criminal pese a su aparente falta de liderazgo y su temperamento violento en extremo. Ahora, 13 años después, El Viceroy mantiene en funcionamiento a esa organización de narcotraficantes y conserva el poder y el control de Ciudad Juárez, aunque desde hace tiempo en abierta y feroz disputa con el cártel de Sinaloa.
México, D.F., 16 de octubre.- En septiembre de 2004 en la plaza Cinépolis de Culiacán fue asesinado Rodolfo Carrillo Fuentes, El Niño de Oro, ejecución que se le atribuyó a sicarios de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, líder del cártel de Sinaloa.
Aún velaban el cuerpo de Rodolfo Carrillo cuando su hermano Vicente, El Viceroy, telefoneó a Ismael El Mayo Zambada, señalado entonces como protector de El Chapo.
–Te llamo para preguntarte si estás conmigo o contra mí –soltó Vicente Carrillo con su característico tono golpeado.
–Yo estoy contigo, compadre… –habría respondido Zambada García.
–Si es así, quiero que me entregues la cabeza de ese hijo de la chingada –exigió Carrillo en referencia a Guzmán Loera (Proceso 1455).
La respuesta nunca llegó y así comenzó la guerra entre los cárteles de Sinaloa y de Juárez, la que mantiene a Chihuahua en una psicosis permanente, particularmente a Ciudad Juárez.
La muerte del entonces jefe de la organización criminal, Amado Carrillo Fuentes, en julio de 1997, le dejó el campo libre a Vicente –también llamado El Coronel– para tomar el control.
Pero su ascenso en el mundo del narco no fue rápido ni fácil; se le criticaban la falta de liderazgo y una personalidad extremadamente violenta y sanguinaria, según consta en un perfil elaborado por la Drug Enforcement Administration (DEA), la agencia antidrogas estadunidense.
Su carácter determinó que los principales socios de Amado Carrillo –Ismael Zambada García, El Mayo, y Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, entre otros– se separaran del cártel de Juárez y comenzaran a operar por su cuenta en el Pacífico. Fue evidente que no quisieron arriesgar su seguridad al lado de un personaje que solía actuar por impulsos.
Vicente Carrillo –con hegemonía entonces en Chihuahua, Durango, Sinaloa, Coahuila, Sonora y Quintana Roo– no vaciló en tomar las riendas del cártel que en los setenta fundó Pablo Acosta Villarreal, El Zorro del Desierto.
Acosta fue maestro de los hermanos Amado, Cipriano y Rodolfo. El que los presentó fue Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, de quien se afirma que es tío de los Carrillo, aunque en diversas ocasiones él lo ha negado.
Sin duda el más aventajado de los tres fue Amado, quien murió, según la versión oficial, tras someterse a una cirugía plástica con liposucción en 1997. Cipriano falleció por causas naturales. Rodolfo fue asesinado. El que sobrevivió a todos los embates fue el cuarto hermano, Vicente, pero no le fue tan bien.
Sin el apoyo de sus principales socios, El Viceroy se hizo de los servicios de un grupo de sicarios tan violentos como él encabezados por Arturo González Hernández, El Chaky. Este sujeto pronto cobró una fama terrible porque solía quemar a sus víctimas o incluso sepultarlas en vida. Fue detenido en abril de 2003 en el estado de Durango. El otro brazo importante de Vicente fue su sobrino, Vicente Carrillo Leyva, hijo de Amado, capturado a finales de febrero de 2009 bajo el cargo de lavado de dinero.
Vicente Carrillo, también conocido como El Coronel, parecía quedarse solo. El peor momento para él llegó poco después de que El Chapo se fugó del penal de Puente Grande, Jalisco. La hegemonía de la familia Carrillo en el negocio de las drogas se puso en riesgo y varios capos emblemáticos, entre ellos El Mayo, planearon desplazarla de los territorios bajo su dominio.
Así quedó establecido en una carta fechada el 13 de octubre de 2004 firmada por un sicario al servicio de los hermanos Beltrán Leyva: Rodolfo Huerta.
El gatillero entregó la misiva a la Presidencia de la República el 15 del mismo mes, días después de haber escuchado una conversación entre los altos mandos del narcotráfico quienes, desde una suite de un hotel en Monterrey, planearon varias ejecuciones y la consolidación de Sinaloa como un cártel más poderoso. Todo ello, según se asienta en la carta, se logró con el apoyo del poder político en turno.
Dirigida al entonces presidente Vicente Fox, la carta del sicario dice:
“…Se solicita que el presente relato se divulgue y se haga llegar a las diversas dependencias de gobierno para que las mismas robustezcan y confirmen lo expresado en la presente y por lo tanto se inicien las investigaciones correspondientes con autoridades que no estén coludidas con hechos y personajes que a continuación se relatarán.
“Hace aproximadamente tres meses en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, se realizó una junta entre diversos personajes, los cuales tienen relación con la delincuencia organizada y entre los que participaron en la misma destacan por su importancia Ismael El Mayo Zambada, Joaquín El Chapo Guzmán, Juan José Esparragoza Moreno, alias El Azul, Arturo Beltrán, entre otros.”
El objetivo del cónclave de capos, según escuchó Rodolfo Huerta, quien estuvo presente en la reunión, era “planear el crimen de Rodolfo Carrillo y una vez ejecutado éste tratar de incriminar (…) al grupo Los Zetas, teniendo como objetivo estas acciones por una parte terminar con la hegemonía que la familia Carrillo Fuentes tenía sobre este cártel, puesto que cuando Amado Carrillo vivía los titulares del cártel de Sinaloa (Zambada, Esparragoza y Arturo Beltrán) eran subordinados de él, manifestando dichos integrantes del cártel de Sinaloa que únicamente le debían lealtad a Amado Carrillo y no a los otros miembros de la familia”.
Según el sicario, “ese era el motivo por el cual Vicente Carrillo no había podido ocupar el mando de dicho cártel, puesto que lo han minado últimamente personas de su confianza y más recientemente a su hermano Rodolfo Carrillo Fuentes, usando el cártel de Sinaloa, a la Policía Ministerial de Sinaloa para estos fines”.
De acuerdo con el pistolero, otro punto medular tratado en la cumbre de capos era exterminar a la organización de Los Zetas. Y los jefes del cártel de Sinaloa llevarían a cabo este plan aprovechando el poder de su personal, el económico y el de varios funcionarios federales del más alto nivel que despachaban en la SIEDO.
Estos objetivos, dice la carta, tenían una finalidad: que El Mayo Zambada, El Azul Esparragoza y El Chapo Guzmán monopolizaran el narcotráfico y que ellos se consolidaran como cabezas de la organización criminal de Sinaloa no sin exterminar a los jefes del cártel de Tijuana, otro de sus grupos rivales.

 Ascenso al poder
De acuerdo con las fichas criminales con las que cuentan la Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), los hermanos Amado, Cipriano y Vicente Carrillo Fuentes se iniciaron en el negocio del narcotráfico gracias a las enseñanzas del decano de los capos mexicanos, Ernesto Fonseca Carrillo, actualmente preso en el penal del Altiplano sólo por el delito de homicidio: se le acusa de haber participado en los ochenta en la tortura y asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar, El Kiki.
Después de cuatro años de esplendor –fue jefe del cártel de Juárez de 1993 a 1997– Amado Carrillo Fuentes se sintió acorralado y emprendió su huida hacia Sudamérica: se afincó en Chile, Argentina y, según la PGR, también se escondió en Cuba.
Su muerte fue sorpresiva; tanto, que a trece años de distancia aún circulan versiones de que está vivo y tales dichos se refuerzan por el hecho de que poco antes de que fuera declarado muerto su publirrelacionista, Eduardo González Quirarte, El Flaco, tuvo varias entrevistas en la Sedena con una finalidad: que cesara la persecución contra Amado Carrillo (Proceso 1732).
Tan pronto fue sepultado el llamado El Señor de los Cielos en la finca La Aurora, en Guamuchilito, Sinaloa, su hermano Vicente tomó las riendas del cártel de Juárez, organización que tuvo enorme influencia en las esferas política y policiaca del país cuando la comandaba Amado Carrillo.
Lo primero que hizo El Viceroy como nueva cabeza del cártel de Juárez fue ubicar un sitio seguro. Escogió el municipio duranguense de Lerdo, refugio tradicional de los capos juarenses, donde tiene varias casas y donde es sabido en qué sitios se esconde.
Después se dedicó a cobrar las deudas que tanto narcos como empresarios habían contraído con su hermano Amado, según declaró Vicente Carrillo Leyva en la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/097/2004; entre ellos están Juan Zepeda Novelo Méndez y José Luis Sánchez Pizzini, a quienes El Señor de los Cielos, según el declarante, les entregó 30 millones de dólares para comprar acciones del Banco Anáhuac, con el que diversos políticos, narcos y empresarios hacían negocios.
Tras el escándalo suscitado por la presunta inversión del cártel de Juárez en el Banco Anáhuac salieron a relucir las relaciones de ese grupo criminal con políticos prominentes. Por ejemplo, Diego Fernández de Cevallos, secuestrado el pasado mayo, fue defensor de algunos personajes presuntamente ligados al narcotráfico que aparecieron como testaferros del cártel de Juárez.
A pesar de la separación de El Mayo Zambada, El Azul Esparragoza y otras figuras emblemáticas del narco del cártel de Juárez, Vicente Carrillo supo colarse muy bien en la estructura política en Chihuahua. Con el gobernador Patricio Martínez el cártel de Juárez alcanzó su mayor pujanza: controlaba a toda la policía del estado y tenía de su lado hasta al procurador estatal, Jesús Chito Solís, quien fue investigado por la SIEDO por presuntos vínculos con el narco.
El cártel de Juárez es visto por la DEA como una organización cimentada y en crecimiento desde 2002. Ese año la División de Investigación Federal de la Biblioteca del Congreso en Washington catalogó al cártel de Juárez como “la organización más poderosa de México”.
No es todo: le atribuyó a Vicente Carrillo, de 47 años, capacidad para recomponer el cártel que se vio mermado tras la muerte de su hermano, pues informó que esa organización contaba con unos 3 mil 300 miembros distribuidos en más de 400 células que operan en 17 entidades del país.
Impune en México, El Viceroy ha acumulado varios expedientes en Estados Unidos por sus actividades criminales. Por ejemplo, la justicia estadunidense ha girado dos órdenes de aprehensión en su contra: una en 1997 y otra en 2000. A la fecha acumula unos 46 cargos en cortes de Estados Unidos por narcotráfico y homicidio.
En 2005 el gobierno federal creyó haber detenido a Vicente Carrillo Fuentes cuando, presuntamente por una confusión, aprehendió al arquitecto Joaquín Romero Aparicio, que tiene un sorprendente parecido con el capo.
Entonces José Luis Santiago Vasconcelos afirmó categóricamente que le habían asestado un golpe contundente al narco con la captura de Carrillo Fuentes, pero la PGR dudó y sometió a un arraigo a Romero Aparicio, quien finalmente fue liberado por falta de pruebas: nunca se confirmó que se trataba de Vicente Carrillo y tampoco se le acreditaron nexos con el cártel de Juárez.

Un cártel poderoso
En los últimos cinco años el cártel de Juárez ha establecido alianzas con Los Zetas y con la organización de Tijuana, gracias a lo cual ha recuperado fuerza y se ha consolidado como el grupo criminal más poderoso que desde Chihuahua controla una veintena de estados del país. También ha fortalecido sus bases de sicariato con el surgimiento de al menos tres grupos de choque: La Línea, Los Aztecas y Los Mexicas, quienes han sembrado el terror con matanzas y levantones.
Actualmente, y bajo el liderazgo de Vicente Carrillo, mantiene bajo su férreo control a Ciudad Juárez –el punto fronterizo más importante del país– , pero para lograrlo sostiene una sangrienta disputa con el cártel de Sinaloa, que pretende ocupar esa plaza.
Para frenar la ola de violencia que padece Ciudad Juárez, el gobierno de Felipe Calderón ha ensayado todo: ha sustituido a la policía por militares, ha reforzado la seguridad con policías federales y ninguna medida ha resultado eficaz contra el avasallante poder del narco.
Además de la presumible protección policiaca que ha tenido el cártel de Juárez, siempre ha gozado del cobijo de altos mandos del Ejército, según dijo Vicente Carrillo Leyva, Vicentillo, el 1 de marzo de 2009 ante la SIEDO (Proceso 1732)
Una anécdota contada por Carrillo Leyva y que consta en la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/097/2004 da cuenta de cómo efectivos del Ejército protegían a las figuras emblemáticas del cártel de Juárez:
Dice el declarante: “Llegamos a Cozumel en un avión privado mi padre (Amado Carrillo) y yo, y enseguida los militares rodearon el avión, al abrir las puertas nos saludaron muy amablemente diciéndonos que venían de parte del general Curiel… Los soldados nos llevaron al hotel. Lo hicieron en vehículos oficiales que, recuerdo, eran un jeep y una Suburban, instalándonos en el hotel… Ya por la tarde llegó el general Curiel, se presentó con nosotros junto con otras decenas de altos mandos militares y todos se pusieron a nuestras órdenes”.
Por la cabeza de Vicente Carrillo Fuentes el gobierno de Estados Unidos ofrece una recompensa de 5 millones de dólares. La PGR ofrece 30 millones de pesos por quien aporte datos para poder aprehenderlo. No obstante las ofertas, nadie ha dado informes para localizarlo.

15 octubre, 2010

Si los mineros hubiesen sido mexicanos!

Por Alma Niger
No cabe duda que los mexicanos a todo le encontramos gracia, y prueba de ello es que ya anda circulando por la red de Internet un mensaje en el que se hace notar que si lo de los mineros rescatados en Chile hubiera pasado en México, ¡otra cosa seria! Y es que para empezar se comenta que la mentada capsula salvadora esa estaría patrocinada por Shoot-B, por aquello de que Shoot-B ¡te da pa'rriba! Jajaja. O bien que otro patrocinado podría ser la empresa Tecate, por aquello de que ¡Tecate va por ti!, y que de paso tendría el slogan “¡por los que gustan tomarlas hasta el fondo!”.
 
Buenos pa’l relaje
 
Otra cosa es que la SHCP les cobraría predial por el uso del subsuelo y 20 por ciento por el uso de maquinaria especializada, y que la transmisión del evento habría sido pago por evento solo por SKY, y que serían nombrados los Mineros del Bicentenario, y ya habría un comercial diciendo “Envía MINERO al 21111 y baja el juego MINEROS y salva a tu favorito, y Televisa ya hubiera hecho la novela “Dos Mujeres, un Minero” y un programa “Cavando por un Sueño”, y en el supermercado te harían redondear 1 peso para apoyar a los mineros. Jajaja.
 
Y que al minero con 2 mujeres lo esperaría Laura Bozzo en la salida y diría ¡que suba el desgraciado!, y Vicente Fox diría “ya sacaron a los mineros de chile, vamos a sacar a los de dulce” y además pondría en su Twitter “enhorabuena por el rescate de los 33 buzos”, y que Ninel Conde y Cristian Castro dirían “estoy feliz porque ya rescataron a los alpinistas”, y Estados Unidos ya estaría investigando si ese hoyo no es un narco túnel o un túnel para pasar mojados, pero sobre todo que no serian 33, sino ¡106 millones, que somos los mexicanos que estamos en el hoyo! Peor aún, si el caso se hubiera dado en Nuevo Laredo, ¡ya tendríamos 33 monumentos sobre la Carretera Anáhuac! Jajajaja.  (Alma Niger, Hoy Tamaulipas)

12 octubre, 2010

ZanguinarioZ

MEXICO DF (Reuters) - En México, la última letra del abecedario es sinónimo de la violencia extrema y del terror que una creciente banda del narcotráfico ha diseminado por vastas zonas del país en los últimos años.
Los Zetas pasaron de ser un grupo de 40 sicarios reclutados hace cerca de una década por el entonces capo del narcotráfico Osiel Cárdenas entre desertores de cuerpos de elite del Ejército, para constituirse este año en un cártel en sí mismo con miles de integrantes y uno de los más violentos.
Como una especie de Frankenstein, los Zetas ahora combaten contra las fuerzas de seguridad de donde emergieron, bien armados y entrenados con tácticas militares, al tiempo que batallan contra el cártel que les dio origen.
Su propagación, a menudo en complicidad con policías, es uno de los principales dolores de cabeza del Gobierno, porque no solamente compiten por rutas para introducir drogas a Estados Unidos con otras bandas sino que tratan de crecer a través de secuestros y extorsiones.
Según especialistas, los Zetas utilizan tácticas de contrainsurgencia aprendidas por sus miembros originales en escuelas militares de Estados Unidos, combinadas con el reclutamiento de violentas pandillas locales que aterrorizan a poblaciones enteras, donde cobran "cuotas por protección".
"Es una organización paramilitar que ha tomado como modelo a los paramilitares colombianos (...) Generan terror en la población civil e inestabilidad política frente a autoridades locales y nacionales", dijo Adalberto Santana, autor del libro "El narcotráfico en América Latina".
Años atrás, cuando todavía formaban parte del cártel del Golfo, los Zetas engrosaron sus filas con ex kaibiles, cuerpos de élite del Ejército de Guatemala entrenados para operaciones de contrainsurgencia y utilizados durante la guerra civil en ese país para perseguir a rebeldes de izquierda.
"LOS DE LA LETRA"
Hasta hace unos años, su radio de acción y donde según versiones de prensa tienen centros de entrenamiento, era principalmente en el norteño estado de Tamaulipas, sede del cártel del Golfo, además de los también norteños Nuevo León y Coahuila.
Hoy en día, los secuestros y el cobro de "cuotas" sobre todo a comercios, restaurantes y bares, están a la orden del día en zonas distantes de Tamaulipas y otras que antes estaban a salvo de la violencia, como el famoso balneario de Cancún o el central Estado de México, vecino a la capital.
Los Zetas no son los únicos en incursionar en este tipo de delitos, pero son señalados como responsables de los episodios más crueles y audaces en los últimos años.
Días antes de las elecciones estatales del 4 de julio, en Tamaulipas, el popular candidato a gobernador del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), Rodolfo Torre, cayó abatido por las balas supuestamente de un comando de Zetas, en el crimen más grave de un político de los últimos 15 años.
Según versiones de prensa, el líder de los Zetas, el temible ex militar Heriberto Lazcano, alias "el Lazca" o "el Verdugo", se habría vengado por la captura de dos de sus hombres clave.
En medio de una ola de crímenes por pugnas entre los distintos cárteles que ha dejado cerca de 29,000 muertos desde que el presidente Felipe Calderón asumió y lanzó operativos contra ellos, supuestos Zetas masacraron hace pocos meses a 72 inmigrantes, en su mayoría centroamericanos, a quienes interceptaron en su camino a Estados Unidos.
"Ellos están involucrados en todo: inmigrantes ilegales, tráfico de armas, secuestros, extorsiones y por supuesto las drogas", dijo a Reuters una fuente del Gobierno estadounidense que prefirió el anonimato.
Los Zetas estaría conformado actualmente por unos 10,000 hombres, en su mayoría miembros de bandas dedicadas a extorsiones y secuestros y con presencia también en Centroamérica.
Esto los haría el cártel más numeroso, aunque analistas creen que, en tráfico de drogas a Estados Unidos, no están aún ni cerca del poder que tiene el cártel de Sinaloa, que dirige el capo narco Joaquín "el Chapo" Guzmán, considerado por la revista Forbes como uno de los hombres más ricos del mundo.
A raíz de la guerra despiadada entre los Zetas y su cártel de origen, el agropecuario y pesquero Tamaulipas vive uno de los peores momentos de su historia, donde hay zonas que están bajo el control de los Zetas.
"Somos los de la letra (Z)", le dijeron hace poco a un visitante de la Ciudad de México un grupo de hombres armados que lo detuvieron en una carretera para saber a qué venía a Ciudad Victoria, la capital del estado.
Mientras le hablaba, el Zeta sacó de entre sus ropas una gran cadena de oro con una medalla que tenía el mapa de México por encima de una gran letra "Z" y en los bordes 20 estrellas que representan a los Zetas originales. Dentro de una camioneta, el resto del grupo blandía rifles de asalto.
Además de decapitar o mutilar a sus víctimas, prácticas que también utilizan otras bandas, los Zetas dejan a menudo su marca, como en una versión macabra del personaje de "el Zorro". En junio, en Cancún, el pecho de tres de sus víctimas apareció lacerado con la letra "Z".
CARTEL DE FRANQUICIAS
Cárteles tradicionales como el de Sinaloa o el debilitado clan de los Beltrán Leyva están organizados sobre la base de sociedades o familias que controlan el negocio, pero en los Zetas la organización es diferente.
Estos funcionan en base a "jefes de plaza", que dirigen pandillas en pequeños pueblos o ciudades y que a su vez responden a jefes regionales. Estos reportan a Miguel Angel "el Z40" Treviño, un ex militar que es el segundo después de Lazcano, dijo la fuente de Washington.
Una fuente del Gobierno mexicano definió a los Zetas como "un cártel de franquicias", con células en todo el país.
Otra de sus características es reclutar sicarios "con mentalidad muy primitiva", señaló, que matan por poco dinero y son los más agresivos contra las fuerzas del Estado. Este rasgo es compartido con La Familia, un grupo más reducido con tintes de secta religiosa también escindido del cártel del Golfo.
La fiscalía federal de México ofrece 30 millones de pesos (unos 2.3 millones de dólares) por información que conduzca a la captura de Lazcano o Treviño, lo mismo que ofrece por Guzmán y sus dos principales socios.
Cárteles rivales acusan a los Zetas de haber roto los "códigos" del negocio del narcotráfico y hay señales de que los cárteles del Golfo, Sinaloa y La Familia pactaron recientemente unirse para combatirlos, aunque por otro lado otros se han aliado con ellos de manera circunstancial.
El capo narco Edgar "la Barbie" Valdés, detenido en agosto, publicó en el 2006 un desplegado en un periódico acusando a los Zetas de distorsionar el negocio del narcotráfico con acciones como asesinar a sus proveedores colombianos para quedarse con mayores ganancias en operaciones de trasiego de cocaína.
Según Scott Stewart, de la compañía global de inteligencia Stratfor, la razón por la que los Zetas han crecido es que "son tenaces, están entrenados y bien armados y no retroceden sin dar pelea".
La letra de una canción norteña de hace años, de los llamados "narcocorridos" parece darle la razón: "Somos 20 el grupo de Los Zetas/ unidos como familia/ los 20 somos la fuerza/ con diplomas de suicida/ conscientes de que en cada acción/ podemos perder la vida".

10 octubre, 2010

Proceso 1771

Tony Tormenta: La Cacería

La cacería
Ricardo Ravelo (PROCESO)

Protegido siempre por gatilleros y policías de Tamaulipas, donde tiene su feudo, Ezequiel Cárdenas Guillén, conocido como ‘Tony Tormenta’, es ahora uno de los capos más buscados por la agencia antidrogas de Estados Unidos, país donde lo consideran uno de los delincuentes más peligrosos, al igual que a Heriberto Lazcano y a Eduardo Costilla.

Es tan poderoso y sanguinario como su hermano Osiel --el antiguo líder del Cártel del Golfo-- y se da el lujo de protagonizar balaceras y matanzas dentro y fuera de Tamaulipas sin que ninguna autoridad lo haya podido detener. Se trata de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, a quien sus allegados llaman "Tony Tormenta".

A menudo se le ve en lugares públicos en Reynosa, Ciudad Victoria, Matamoros y otras ciudades tamaulipecas rodeado de policías estatales y municipales, cuyos mandos se mantienen leales a su organización criminal, una de las más longevas en el país, pues se formó hace más de 50 años.

Tras la captura de Osiel, el 14 de marzo de 2003, Ezequiel se quedó a la deriva, aunque siguió operando cobijado por los uniformados y gatilleros que permanecieron en el Cártel del Golfo hasta que Eduardo Costilla, "El Coss", llegó a la cúspide.

Hoy, junto con "El Coss" --quien en sus inicios fue policía ministerial en Matamoros--, Heriberto Lazcano Lazcano, "El Lazca", líder de otro grupo armado, Ezequiel conforma la tríada de narcotraficantes que constituyen "una amenaza para la seguridad nacional" de Estados Unidos, según la ficha criminal de la Drug Enforcement Administration (DEA).

PELIGROSO Y SANGUINARIO

De acuerdo con ese documento, Ezequiel trafica con mariguana, cocaína y drogas sintéticas y, precisamente por ser un narcotraficante "peligroso y sanguinario", en 2009 la DEA puso precio a su cabeza: ofreció una recompensa de 5 millones de dólares a quien aporte información que permita su captura.

En México la PGR lo incluyó en su lista de los delincuentes más buscados. La dependencia lo compara también con "El Coss", "El Lazca" y otros capos del Cártel del Golfo como Gregorio Sauceda Gamboa, "Don Goyo", y ofrece una recompensa de 30 millones de pesos por cada uno.

Agentes de la DEA que le siguen los pasos desde hace una década aseguran que Ezequiel se oculta en Tamaulipas, donde lo protegen agentes policiacos, viejos aliados del cártel. Además, según la agencia antidrogas de Estados Unidos, es posible que altos funcionarios lo cuiden por encargo de su hermano Osiel, quien en 2007 fue extraditado a ese país, donde hoy purga una condena.

Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén nació el 5 de marzo de 1962 en el rancho El Mezquital, el mismo donde nació su hermano Osiel. La propiedad se localiza cerca de Matamoros, Tamaulipas. En su ficha, la DEA lo describe como una persona de seis pies de estatura (1.83 metros) y 215 libras de peso (poco más de 93 kilogramos).

En una de las pocas fotografías de Ezequiel que se conocen, aparece con un bigote ralo; nariz prominente y redonda como su cara, dura su mirada. Luce una playera con rayas horizontales y de su cuello grueso pende una cadena. Su pelo es ensortijado, tan abundante como sus arqueadas cejas.

Ezequiel es uno de cinco hijos que procreó el matrimonio Cárdenas Guillén. Los demás son Osiel, Mario y Homero Cárdenas, así como dos mujeres: Lidia y otra cuyo nombre se desconoce.

En julio de 2009 Lanny A. Brauer, procurador general asistente de Estados Unidos, informó que Ezequiel Cárdenas y capos como "El Coss", "El Lazca" y Miguel Ángel Treviño Morales, operador de Lazcano en Nuevo León, son considerados por las autoridades de ese país como "criminales peligrosos".

Cuando su hermano Osiel dirigía el Cártel del Golfo, Ezequiel ocupaba el tercer puesto en la organización. Ahora es el segundo, después de "El Coss", aunque en medio de ambos hay un gatillero a quien la PGR y la DEA identifican como "El Gringo"; incluso lo acusan de tráfico de drogas, lavado de dinero y es sospechoso en el asesinato, a finales de junio pasado, de Rodolfo Torre Cantú, candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas.

LOS VIEJOS AMIGOS

En 1998, Osiel Cárdenas y Salvador Gómez Herrera, "El Chava", fueron detenidos en Matamoros por un grupo de militares. Las autoridades no los consideraron peligrosos, a pesar de que en Estados Unidos había varios expedientes en su contra en los que se les acusaba de tráfico de drogas.

Fueron trasladados a las instalaciones de la PGR en la Ciudad de México, donde debían permanecer 90 días bajo arraigo. Pero Osiel y "El Chava" se las ingeniaron para cooptar a sus custodios, con quienes se emborrachaban y organizaban reuniones a las que invitaban mujeres que eran introducidas por los agentes federales, quienes también les suministraban cocaína lavada para su consumo personal.

Llevaban menos de dos semanas cuando comenzaron a preparar la huída. Uno de los asistentes de Osiel, al que la PGR identifica como Rufino, relató la forma en que se fugó el capo:

"(Osiel y El Chava) contrataron varias putas, las sacaron de un burdel allá por Tlalpan, otras las fueron a buscar a una casa de citas de Santa Fe. Eran como cinco viejas, muy buenas todas, las que llevaron a la casa de arraigo para que la pasaran bien los policías. Osiel les puso un plato hasta la madre de coca y les dio un billete para sus gastos. Los custodios comenzaron su desmadre con las mujeres y se pusieron hasta la madre de droga. Cuando Osiel se fugó de la casa junto con El Chava Gómez esos policías estaban perdidos de alcohol y de coca. Osiel pasó por sus narices y les valió..., ni se dieron cuenta de lo que estaba pasando. Osiel y Chava se subieron a un carro y se perdieron".

SALIÓ CAMINANDO...

El 21 de septiembre último, varios medios de comunicación informaron, con base en información proporcionada por la PGR, que Ezequiel Cárdenas Guillén presuntamente había sido detenido en Matamoros, Tamaulipas, durante un enfrentamiento entre sicarios y militares ocurrido días antes.

De acuerdo con esas versiones, la tarde del 18 de septiembre hubo una balacera que se prolongó durante cuatro horas en un inmueble de las calles Londres y Ciudad de México 31, en el fraccionamiento del Río en Matamoros, donde el capo se atrincheró. En la averiguación previa PGR/TAMS/MAT/-III/2466/2010 se narra que "extraoficialmente se tuvo conocimiento de lo siguiente: que en el interior de un inmueble dañado se encontraba uno de los líderes del Cártel del Golfo, conocido como "Tony Tormenta", a quien no capturaron".

Además, asienta el escrito, en medio de la balacera que se desató entre narcos y las Fuerzas Armadas, la Marina solicitó el apoyo de la PGR para dar fe del lugar de los acontecimientos ocurridos en el fraccionamiento del Río, al que arribaron agentes del Ministerio Público del fuero común y peritos estatales.

En la inspección ministerial, la PGR precisó que el inmueble donde supuestamente estuvo "Tony Tormenta" es una residencia de dos pisos pintada de verde con vistas de color beige, una reja de protección negra en la parte frontal, ventanas quebradas y orificios de arma de fuego.

Durante la inspección se hallaron varios vehículos y camionetas blindadas, todas con placas de Tamaulipas. La casa era uno de los refugios de Ezequiel Cárdenas y, según dependencia, estuvo rodeada por marinos, soldados y policías el día de la balacera durante varias horas.

Aun así, Ezequiel Cárdenas escapó sin dejar rastro. Hasta ahora nadie conoce su paradero. Algunos testigos que pidieron el anonimato aseguran que el capo salió caminando y no fue molestado por ninguno de los uniformados. (APRO)

Expediente criminal

Luego de la caída de Osiel en 2003, Ezequiel Cárdenas comenzó a tener relevancia, por lo que en Estados Unidos las autoridades lo consideran ya como un delincuente peligroso.

La ficha relativa al grupo que en sus inicios fue el brazo armado de los hermanos Osiel y Ezequiel Cárdenas, dice: "Son un grupo criminal desalmado que, además de traficar con drogas, se dedica al asesinato, secuestro y tortura de personas tanto en México como en Estados Unidos".

Y de Treviño Morales, antiguo socio de Ezequiel Cárdenas, el documento apunta: "…es tal vez el criminal más sanguinario y desalmado de México, y por eso se abrió una causa judicial especial contra él en Nueva York. En los estados de Texas y California están en marcha otros procedimientos en su contra".

Para la DEA y la PGR, Ezequiel --quien es proclive a cambiar su nombre por el de Marcos Ledesma y le gusta que le llamen "Tony Tormenta" o "El Licenciado"-- es quien facilita la planificación, supervisión y dirección del tráfico de drogas y las actividades de recolección de dinero para el Cártel del Golfo en Matamoros.

En 2005, dos años después de la captura de Osiel, Ezequiel Cárdenas estaba al frente de la plaza de Matamoros, su bastión. Luego tomó camino hacia Guerrero, donde quiso tomar la plaza que estaba bajo el dominio de los hermanos Beltrán Leyva, hoy casi borrados del mapa criminal.